Ciudadano

Desde A Coruña, para quien encuentre mis palabras y reflexiones perdidas en el mar de letras de internet.

Uno de los grandes peligros del poder, con independencia del color político que viste en cada instante del tiempo, es la tendencia que tienen quienes manejan sus hilos a acapararlo cual avaros, a perseguir el control absoluto para construir sueños o delirios, a buscar perpetuarse para asegurar su consecución... Es, en última instancia, la amante travestida e insaciable del ego, el espejo que siempre cuenta la "verdad deseada", vestido de hada blanca, aquella que siempre nos ama, una quimera. Es pues el delirio de un demente crecido bajo el embrujo de sus cánticos de sirena...

¿Buenos?¿Malos? El gran corruptor no deja títere con cabeza... Tu, que desde las gradas contemplas el espectáculo... ¿Conservas la cordura? Yo quiero creer que si, pero no puedo... Si así es sal a la calle y luce tus verdades sin dejar lugar al miedo a los espejos...

Legislador, Juez, Rey, Presidente o Ministro, Ciudadano... ¿Eres o te hacen?¿Piensas o sigues dictados?

Yo creo no más en mi propia conciencia y solo a ella rindo cuentas... Mi gran regidora, la jueza implacable de mis errores, la parca dama que halaga a mi ego cuando algunas veces acaricio apenas los pies de la santa inalcanzable, la cordura.

Creo, sin santa fe que me ampare, en mi capacidad de crítica y autocrítica sana. Escucho mil voces y siempre las someto a juicio mas benevolente que a mis propios pensamientos. En mi interior me castigo sin piedad mis propias faltas, convivo con la sombra apenas soñada de mis glorias y me dicto sin piedad sentencia a mil patíbulos, pero jamás cejo en mi lucha por encontrar adecuados caminos.

No hay comentarios: