Tela de juicio

Desde A Coruña, para quien encuentre mis palabras perdidas en el mar de letras de internet.

En tela de juicio, y nunca mejor dicho, están en este momento muchos de los componentes y componendas de la realidad actual y del pasado reciente...

Es para mi indiscutible la necesidad de una O.N.U. operativa, con fuerza, que no este mediatizada por los vetos, por la política nacionalista de "derechos" reservados, por los intereses del poder económico, por el "respeto" a los excesos disfrazados de santidad o libertad. La presión, la fuerza o las armas no pueden ya ser razón de validación bajo ningún escudo de "racionalidad" o sentido práctico ¿La tendremos?

Es necesario dar cuerpo a una justicia internacional sin límites de alcance territorial o jerárquico, tal vez los caminos de Garzón y otros jueces no sean los idóneos o no se ajusten al derecho existente, no pretendo discutir lo que no conozco, pero indudablemente la O.N.U. tiene que seguir el camino de una democracia global equilibrada, la legislacion tiene que seguir los caminos de la justicia en todo el orbe, sin que haya lugar sobre la tierra en el que la injusticia o el crimen puedan encontrar refugio.

Es necesario templar el acero de nuestra justicia, devolverle el equilibrio, afinarla sin caer en la desmesura o perderse en los pequeños detalles, devolver la independencia al juez y someter sus decisiones solo a sus superiores jerárquicos asentados en sus puestos por su conocimiento del derecho, experiencia, probada equidad y prudencia. Recuperar al fin y a un tiempo la fe ciudadana en la justicia por razón de peso. ¿Lo haremos?

Es para mi también indiscutible la necesidad de un replanteamiento profundo del equilibrio de poderes en nuestra democracia, un saneamiento de la clase política que ha de ir algo más lejos que la antigua costumbre de las purgas y replanteamiento de nuestro esquema económico y empresarial... ¿Lo tendremos?

Creo que es evidentemente necesario reivindicar la independencia del periodista, de gerente de empresa informativa, ante los grupos de presión económica, empresarial o política que pretenden guiar la opinión publica... La verdad no necesita más guia que la del profesional informativo, cualquier otra cosa es presión que desvirtúa la verdad en beneficio de los intereses particulares o grupales.

Pienso que más allá de la actual caza de "brujas" y "magos" de la política, las finanzas o la empresa se han de establecer responsabilidades, pasar facturas que se han de pagar y, sobre todo y muy particularmente, cambiar principios tanto como hacer cumplir aquellos de los existentes que lo merecen más allá de las palabras y discursos.

No creo por principio inevitable en el "buen vasallo si hubiese buen señor", creo que cada ciudadano tiene un papel activo que desempeñar desde los cimientos a la cima de la torre... Somos parte, somos la fuerza del motor, el peso necesario que permite a la balanza del mundo equilibrarse o desequilibrarse en el sentido siempre equivocado cuando cae en los extremos o los excesos...

Esta vez no debemos conformarnos con el precio en cabezas de turco, la factura ha de pagarse en efectivo (no caben supuestas insolvencias) y han de corregirse los planteamientos y los caminos. No hay lugar a piedad, pasión o mentira. Abierta la caja de Pandora han de salir todos los demonios hasta recuperar, o tal vez conseguir por primera vez, el equilibrio estable y duradero.

Cuando la caja se cierre y se devuelva el abuso, el crimen y la corrupción a las profundidades que le son propias tal vez brille el sol de verdad sin que nos deslumbre, tal vez...

¿Estará en nuestra naturaleza el procurarlo y permitirlo? Tu decides si puedes, si podemos; desde tu corazón y tu razón, desde el poderoso impulso de tu pequeño y modesto paso irrenunciable, inevitable, necesario... ¿Tienes fe y coraje? Sal a la calle y lúcelo al sol sin vergüenza o miedo. Tuya es la voz que, mansa pero firme, no puede ser acallada.

No hay comentarios: