Hoy deberíamos exigir....

Desde A Coruña, para quien encuentre mis palabras y reflexiones perdidas en la red de redes.

No es tiempo para juegos, no es tiempo para protagonismos, no hay lugar a divergencias inútiles, ni batallitas de distracción... No es solo que las circunstancias no lo permitan, es que como ciudadanos deberíamos estar hartos de tanto cachondeo. Yo al menos lo estoy, quizás porque me siento mas motivado por el concepto de democracia posible que por cualquier clase de doctrina o color.

Zapatero ya no tiene lugar, tuvo su oportunidad y la desperdició con insistencia memorable, con la misma terquedad que demuestra en no querer soltar la silla a pesar del visible rechazo que despierta su inacción y sus imprevisibles improvisaciones sucesivas. Solo constato un hecho evidente, para el expediente.

Es más que nada una advertencia, una señal de peligro para futuros charlatanes que sientan tentaciones de gobernar este país y para los ciudadanos imprudentes que pudiesen escuchar embobados sus cantos de sirena o caer en la tentación de recibir sus favores como pago anticipado o promesa electoral. No mas vaguedades, cuentos de ríos de leche y miel y/o dádivas para comprar votos.

Hacen falta candidatos que reciban el respaldo de todos para un gobierno de transición hasta las próximas elecciones. Para mi, y no deja de ser la opinión personal de un ciudadano de a pié, deberían quedar excluidos por simple lógica todos los que han fracasado o hecho fracasar de algún modo con su actitud o exigencias oportunistas las ultimas legislaturas de cualquier signo, salvo que demuestren de modo fehaciente un cambio de actitud, algo que desafortunadamente dudo que hagan.

Hace falta que esos candidatos surjan del consenso entre los grupos, probablemente no entre sus líderes actuales, sino entre sus filas, es hora pues de exploración de posibles, sin intentos de manipulación ni búsqueda de beneficios electorales. Que cada grupo aporte de modo constructivo sus ideas, proponga hombres capaces, sin buscar la confrontación o el protagonismo, lo importante ahora son las medidas urgentes, creo que es posible encontrar muchas que no degraden lo poco que queda entero del mundo laboral.

Hace falta un gobierno de transición con ideas concretas sin tinción de color alguno, quien sienta tentación de ponerle etiqueta a la racionalidad quizás debería morderse la lengua, aun a riesgo de envenenarse por el bien del país.

Luego de superado el momento crítico y la parálisis actual habrá tiempo para pensar en elecciones.

En este período de transición cada grupo político debe pensar detenidamente sobre su actitud actual y futura, cual desea que sea su lugar en el mapa político del futuro. Tal vez la actitud de algunos les condene, muy a su pesar, a desaparecer del mapa político.

Creo que los ciudadanos no estamos para bromas y deberíamos ser exigentes como nunca lo hemos sido en la "fiesta" de la democracia.

La democracia es una cosa muy seria, aunque eso no nos impida disfrutar e incluso reírnos con las alegrías que puede darnos, si la procuramos, cuidamos y vivimos con todas las consecuencias.

No hay comentarios: