Cuentame al oido

Desde A Coruña, para quien encuentre mis palabras y reflexiones perdidas en la red de redes.

Llámame traidor y condéname al ostracismo o la muerte, pero no me pidas que te mienta diciéndote lo que no es verdad para halagar tu vanidad a costa de tu fracaso, el sufrimiento de quienes militan en tus filas y viven en tus prestados dominios sin más ilusión que despertar mañana, ver amanecer y vivir. Mereces más, incluso tú. Merecen más, incluso quienes te han aupado a la cima de tu estúpido podio. Merecen más todos los que bajo el cielo protector esperan que un rayo te fulmine si no bajas por ti mismo.

De iluminados estén llenos los cielos y los infiernos. Unos simplemente son idiotas, otros tienen más pecado, cuando desde la lucidez, encienden los fuegos de Roma esperando calentarse las manos.


3 comentarios:

Jesús dijo...

Pero lo que mas abunda son los sinvergüenzas aprovechados.

NI dijo...

Sin duda alguna, esos no queman la piel de toro, simplemente la afeitan para vender los pelos.

Un abrazo

Marinel dijo...

Seguimos en la brecha,Carlos.Y cada vez bajamos una pendiente más difícil de ascender después.
Y continúan los indeseables desgobernando,los opositores intentando desgobernar y la política en curso,pero sin exámenes...
Aunque harían chuletas,tendrían enchufes,etc,etc...
Besos.