No, esa palabra que es a menudo tan dificil

Desde A Coruña, para quien escuchen en la red el eco de mi voz

¿Es importante para mi si un político profesa una religión?

Se que es un pronunciamiento incómodo, que suele procurar más disgustos que alegrias, pero la verdad es en mi opinión más importante que la conveniencia o la aceptación.

Creo que todos debemos tener libertad de conciencia, de vivir segun nuestras propias convicciones dentro del cumplimiento de la ley y el respeto a nuestros conciudadanos; que un gobernante, el estado, la ley, las instituciones, deben procurar que se den las condiciones precisas para ello pero sin implicarse directamente, sin tomar partido como representantes públicos.

Todo ciudadano merece respeto a su modo de pensar. Un gobernante lo es de todos y por el bien y el interes de todos debe mirar, independientemente de si comparte con ellos fe, pensamiento político,... Esa es para mi la esencia de la democracia.

Política y religión son para mi dos conceptos completa y claramente distintos y diferenciables sin ambigüedad, aunque sin duda están interrelacionados por cuanto cada cual, y un político no es la excepcion, toma sus decisiones guiado por su opinión política y sus creencias religiosas o no. "Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios"...

Creo que el estado, los gobernantes, los políticos en general deben ser en este sentido neutrales en el ejercicio de su función y abstenerse de vincular sus creencias personales con sus actos de gobierno, aunque sin duda sus convicciones influyen en lo que decide, en lo que hace, es inevitable e incluso diría que deseable.

Como votante, en mi país considero irrelevantes las creencias personales de un político. En política juzgo sus opiniones en cuanto a como se ha de gobernar, sus actos, su lealtad para con los intereses del país, las buenas razones y los electores de su circunscripción, pero no sus creencias personales.

2 comentarios:

Redaccion dijo...

así debería de ser, pero las creencias religiosas son determinantes en la ideologia de un politico

NI dijo...

Bueno, el camino hacia el futuro es duro y lento (tantas resistencias agotan), pero ¿Como llegará si no empujamos...? Cada día, cada hora, minuto y segundo florece una idea nueva.

Alguna de las ya viejas ha de encontrar su lugar abriéndose camino hacia el núcleo del laberinto de la naturaleza humana.

He visto sus espacios, el conjunto me parece un esquema muy interesante y lleno de posibilidades que a buen seguro han fructificado.

Cuando las semillas se siembran en suelo adecuado crecen.

Un cordial saludo