Aceptación del lenguaje perverso. Esa batalla por ganar


En el lenguaje, y no solo en el campo de batalla, se libra una guerra. En ella también se gana o se pierde... En la adopción o rechazo del lenguaje perverso de los criminales.

Hoy leía en un diario colombiano un artículo que se refería a la extorsión, asumida "voluntariamente" para prevenir un secuestro como "vacuna". Esta es una práctica común en muchos medios de prensa, allí como aquí, con vocabulario equivalente, en muchos foros, en muchas charlas de cafe... ¿Os suena "impuesto revolucionario" utilizado en lugar de extorsión utilizado por la organizacion terrorista E.T.A.?

Este lenguaje en TODOS LOS MEDIOS, que también utiliza la ciudadanía y supongo que las bandas criminales con o sin supuesta ideología política, termina quitando hierro a un horror que debería ser inconcebible, debe ser aborrecido y rechazado en voz alta hasta perder el aliento.

Creo que se ha de llamar a las cosas por su nombre, con toda su crudeza, tanta como la que encierra la realidad que describe.

El que mata es un asesino o un homicida, el que secuestra un secuestrador, el que extorsiona un extorsionista, el que roba un ladron, el que fuerza a alguien a tener sexo un violador, ...

Podeis ver este mismo artículo publicado originalmente en el medio ciudadano SoyPeriodista, en Colombia.

No hay comentarios: