Ortografía... ¿Para que sirve?


Este escrito es una simple llamada de atención sobre el cuidado de la imagen personal pública en la red a través de la palabra. En los blogs la corrección en el uso de la palabra es nuestra imagen pública y en cierta medida nuestra credibilidad como fuente capaz y legible.

No soy, ni nunca lo he sido, un ejemplo de escritura correcta, pero quisiera llamar la atención sobre los horrores tipográficos, ortográficos y gramaticales que de cuando en cuando detecto en los escritos.

Indudablemente lo prioritario en un medio ciudadano es la información, la expresión de la opinión, el diálogo público en ¿este/a? Agora virtual. No se puede esperar que todos tengamos una formación adecuada para escribir de modo público, aunque sería lo deseable, pero al menos tenemos dos medidas correctoras que deberían encaminarnos:

El corrector ortográfico del editor del medio y un diccionario on line (Por poner un ejemplo http://www.wordreference.com que recomiendo por su simplicidad de uso y versatilidad en lengua española y como diccionario multilingüe).

Aun así he de decir que se que determinados errores no los detectará el corrector, simplemente porque la palabra exista y es correcta, aunque no sea la adecuada. En este caso dependeremos de nuestra atención al leer en textos ajenos para detectar nuestros propios errores.

A menudo releyendo viejos escritos los he vuelto a corregir en construcción de frases, uso de palabras, ortografía,...; incluso luego de pasados meses de su primera redacción. Cada nueva lectura me lleva a reconsiderar mi modo de expresarme. Si me releo mil veces. Tantas como leo un nuevo comentario en un escrito antiguo.

La verdad luce más y mejor cuando está bien descrita, con las palabras correctas, correctamente escritas...

El éxito no solo está en el fondo, también está en la forma. No me averguenza decir que he pasado este escrito por el corrector ortográfico, que he consultado la wikipedia y he visitado el wordreference para consultar una palabra; no soy perfecto, no siempre presto tanta atención como debiera mientras escribo, pero puedo ponerle remedio con un poco de respeto por mi autoestima, mi imagen pública y mis lectores.

No hay comentarios: