Esperando a la comitiva de desahucio. En el ayuntamiento de Cambre


Esperando desahucio: Cambre - A Coruña - España

¡¡ NO PASARAN !!

En el ayuntamiento de Cambre hoy tocaba uno de los muchos desahucios que sufre la provincia de A Coruña, Galicia, España y tambien, aunque no podamos verlo tan facilmente o se nos oculte deliberadamente, muchos otros pueblos, ciudades y países de nuestro contienente y de otros continentes.

Un desahucio es una realidad desafortunadamente cotidiana, agravada hasta extremos inauditos por el conjunto de circunstancias económicas, políticas y sociales que hemos dado en llamar CRISIS. 

Las consecuencias para la vida cotidiana de muchas personas son dramáticas, tanto más cuando suelen ir acompañadas de paro (el causante de la mayoría de los impagos), la pobreza y a menudo la soledad.

Al contrario de lo que se nos quiere hacer creer, la mayoría de la responsabilidad es de los grandes actores económicos y políticos, de los bancos y sus inversiones de riesgo que, en lugar de asumir sus responsabilidades y perdidas, la descargan con todo su peso y el poder que todavía conservan, sobre aquellos que se encuentran más indefensos, desnudos de toda influencia política o económica.

Los ciudadanos son en mayor parte cumplidores los compromisos y deudas que asumen. La pobreza es hermana de la honradez, el cumplimiento, el compromiso con las obligaciones. Otro gallo nos cantaría si los altos cargos de banca, grandes empresas multinacionales y la política fuesen igualmente responsables con sus obligaciones en la medida de su poder de decisión y recursos económicos que los respaldan.

Los ciudadanos que procuran el cumplimiento de sus compromisos son, paradójicamente, los que sienten vergüenza ante una realidad personal que depende en gran parte de otros actores sociales que, para mayor paradoja, no sienten ni responsabilidad ni vergüenza alguna por sus errores de acción y gestión o sus manipulaciones deliberadas del valor de las cosas.

Aquellos que con sus abusos y especulaciones descontroladas han puesto en riesgo la estabilidad social no sienten pudor alguno por esquilmar los recursos mas básicos de supervivencia a una población empobrecida y, al mismo tiempo, piden ayudas publicas que se nutren con los impuestos aportados por todos los contribuyentes. Incumplen obligaciones fiscales al tiempo que exigen mayor rigor a las autoridades con aquellos que las cumplen. Al tiempo que se libran de consecuencias penales por sus actos mediante indultos injustos, exigen mayor rigor legal y represión sobre la población que protesta indignada por sus excesos.

El poder politico y economico viene con palangana y toalla; para lavarse las manos eludiendo toda responsabilidad social, profesional, política y económica por sus actos.

2 comentarios:

Domingo dijo...

La misma maquinaria que contribuimos a sostener es la que nos tritura, lo cual resulta sencillamente diabólico. Si no tienes "padrino", un buen fajo de billetes o algún tipo de influencia es obvio que estás jodido. Aquí ganan los de siempre, los jugadores de ventaja instalados en la impúdica impunidad que proporciona el saberse en situación privilegiada respecto al resto.

NI dijo...

Hola Domingo:

Impudica impunidad es muy descriptivo.
Tienes toda la razon, no se cortan un pelo en mentirnos para que les votemos, echarnos en la cara el engaño y ademas reirse...

Maquinaria diabolica, tu lo has dicho. Totalmente de acuerdo.

Un abrazo