Revocar mandatos políticos


En estos tiempos, cuando el mundo financiero, el poder político, las administraciones y  de su mano algunos sectores productivos, han creado las condiciones y el estado de conciencia social y opinión, que ha propiciado una crisis social profunda y una ruptura del contrato y la paz social, es buen momento para reflexiones sobre la democracia y sus enfermedades degenerativas.

Hay pocos resortes que permiten al ciudadano influir sobre la realidad social en el ámbito del poder político, las instituciones, la administración del estado o las empresa. Veamos algunos.

Todo ciudadano puede ejercer su derecho de reclamación y, en tiempos pasados (para algunas cosas mejores), este derecho podía ejercerse con ciertas garantias de éxito. Las normativas reforzaban la garantía del cumplimiento de los derechos de los individuos frente al poder de las corporaciones o el mismo estado y los comportamientos arbitrarios de algunos de sus gestores.

Sin duda este trato "privilegiado", que no injusto, daba lugar a abusos de algunos desaprensivos. Hoy en día la tendencia es justo la contraria. El estado, las instituciones, las empresas, los poderes económicos... se blindan contra las legítimas reclamaciones de los ciudadanos y han establecido un estado de total arbitrariedad y abuso, amparado lamentablemente en muchos casos por las leyes.

Sin duda alguna este es un campo muy amplio, que abarca más de lo que pretende este artículo pero, ciñéndonos al ámbito de la política, cuyo acceso a los puestos de poder está regido por las elecciones, en las condiciones restringidas, y muchas veces viciadas, por los partidos politicos y otros poderes "reales", cuyo funcionamiento es a menudo es PARADOJICAMENTE POCO DEMOCRATICO, creo que:

DEBERÍA ESTABLECERSE EL DERECHO CIUDADANO A REVOCAR EL MANDATO DE UN CARGO POLITICO, CON ESTO HAGO REFERENCIA A LOS CARGOS ELECTOS DE LAS CAMARAS MUNICIPALES, AUTONOMICAS, ESTATALES, Y CUALQUIER OTRO CARGO ELECTO HASTA LOS MAS ALTOS NIVELES DEL ESTADO Y EN CUALQUIER AMBITO TERRITORIAL DE CUALQUIER NIVEL, CUANDO INCUMPLA DE MODO MANIFIESTO Y MALICIOSO LAS OBLIGACIONES CONTRAIDAS.

UN PROGRAMA ELECTORAL DEBERÍA SER CONCRETO, CON TIEMPOS MARCADOS DE DESARROLLO PRUDENTES Y EXIGIBLE A EFECTOS DE REVOCACIÓN DE MANDATO.

ES RAZONABLE PENSAR QUE SE DEBERIA DAR UN TIEMPO PRUDENCIAL DE MARGEN DE GOBIERNO, ANTES DE DAR DERECHO A LA CIUDADANÍA A CONVOCAR, APOYADO CON LAS FIRMAS PRECISAS, REFERENDUN DE REVOCATORIA DE MANDATO.

TODOS LOS NIVELES DE GOBIERNO, DE CUALQUIER AMBITO TERRITORIAL, DEBERIAN FACILITAR TODOS LOS MEDIOS, EN CONDICIONES OPTIMAS PARA EL DESARROLLO DE ESTOS REFERENDUMS, Y EL INCUMPLIMIENTO FLAGRANTE Y MALICIOSO DE ESTA OBLIGACIÓN, DEBERÍA SER CASTIGADO CON EL MAXIMO RIGOR, RESTITUYENTO ACTO SEGUIDO LA SITUACION DE CUMPLIMIENTO ESTRICTO DEL DERECHO, REPITIENDO SI ES PRECISO EL REFERENDUM CON TODAS LAS GARANTIAS.

ESTOS REFERENDUMS DEBERIAN PODER EJERCERSE EN LA CIRCUNSCRIPCIÓN DE CADA CARGO ELECTO, SIN EXCEPCIÓN.

Dejo a la reflexión y al buen juicio de cada cual formarse una opinión propia sobre lo escrito y fundamentarla con argumentos sólidos.

No hay comentarios: